El estilo

En los últimos años he ido desarrollando y puliendo mi estilo hasta llegar a ser lo que es hoy en día, y aunque esté en constante evolución, podría decirse que la base y la esencia están sólidamente establecidas: 

es un estilo orgánico en el que predomina lo abstracto, mayormente inspirado en la naturaleza, en los elementos del fondo marino, en los peces, en los corales, las anémonas y las células, en la forma y colores de las hojas de los árboles y de las plantas. 

Está también muy inspirado en las flores y en la astrología, en mis dibujos hay muchas estrellas y constelaciones. A veces pueden llegar a tener toques geométricos, pero serán leves, porque en su mayoría fluyen por la superficie las formas y líneas curvas.

Me gusta todo lo que se mueve en la superficie, en la madera o en el papel, lo que parece ser pero no es, lo sutil y saturado al mismo tiempo. Me gustan los azules verdosos, los turquesas, los morados y los naranjas, y la mezcla de todos estos juntos trabajando en armonía. 

Los detalles de un buen enmarcado, los toques dorados y lo imperfecto. Las vetas de la madera y las salpicaduras de la tinta cuando mancha de manera accidental algún papel, de forma totalmente inesperada.

Trabajando soy caótica, y sin embargo me fascinan los acabados impecables.

Supongo que esto es como la vida misma, una especie de búsqueda del equilibrio a través la experiencia, la exploración, disfrutar y sufrir un poquito de cada, y sobre todas las cosas, la persistencia mezclada con la confianza y el amor por lo que se hace.